El Lunes 25 de Octubre, nos acompañó Juan Guillermo Espinosa, quién generosamente compartió sus aprendizajes y experiencia de trabajo, siendo parte del grupo ejecutivo de Falabella. Ingeniero Industrial Químico UC, 49 años, casado y padre de cuatro hijos hombres. En su tiempo libre entrena y corre maratones.
Relata que la empresa de la que formó parte quince años, logró el éxito debido a la claridad de su visión y estrategia. Siempre fue prioritario el foco en el cliente, incluso si competía con otros aspectos del negocio. Existía un gran conocimiento de las preferencias y comportamiento del cliente, diversos momentos de interacción, y un retail integrado, en el que “el cliente era de todos”. Así se fue creando una ventaja competitiva difícil de replicar.
Por otra parte, pudieron hacer el cambio generacional de buena manera, siendo muy “hábiles en delegar y escuchar”. Siempre se invirtió mucha energía y dedicación en atraer, desarrollar, dar feedback y retener al talento, sobre todo a nivel ejecutivo.
En síntesis, Falabella ha logrado construir una cultura de trabajo de elevada ambición y exigencia, lo que los impulsa a ser muy críticos, directos en su comunicación y empoderados. Actualmente viven el desafío de trasmitir esta cultura, que les ha permitido crecer, a una organización extensa y distribuida en distintos territorios de nuestro continente.
Esta interesante experiencia profesional junto a la disciplina del deporte han dejado en Guillermo varias enseñanzas, como la relevancia de tener un propósito para movilizarse. El éxito y las carreras para él “se juega en los meses previos”. Además, es necesario “arriesgarse para alcanzar los objetivos” y “todos requerimos una cuota de suerte”. Cree firmemente que “trabajar en equipo nos potencia” y los equipos de alto desempeño “se hacen”.